Baldur

dios de la luz

Baldur es el hijo de Frigg, una hechicera poderosa, y Odin, el jefe de todos los dioses por ser el más sabio y poderoso de todos.

Su nombre significa “esplendor” y era un dios joven, hermoso y justo, no había una sola persona que no lo amara genuinamente.

Es el dios de la luz, la alegría, la pureza y el sol de verano. A pesar de su imagen luminosa y santa, también se le considera el dios de la guerra.

Euge nos cuenta el mito:

La felicidad perfecta de Baldur fue interrumpida cuando empezó a tener sueños en los que moría.

Odin, preocupado por esto, se disfrazó y descendió hasta la base del Árbol del Mundo, donde se encontraba el reino de Hel, el inframundo. Al llegar se encontró con que el salón, típicamente oscuro y deprimente, estaba adornado con esplendor, preparado para un gran banquete.

Odín encontró a una hechicera y le preguntó por las decoraciones, y ella, sin saber con quién hablaba, alegremente le dijo que Hel esperaba al mismísimo Baldur, y por eso estaba arreglado así el salón.

Cuando Odín volvió a Asgard con la noticia fatal, Frigg entró en desesperación. No estaba dispuesta a aceptar la muerte de su hijo tan hermoso y amado, así que recorrió todos los rincones del universo e hizo jurar a cada cosa en el mundo que no sería instrumento de la muerte de su hijo.

A partir de ese día, los dioses se entretenían lanzándole lanzas, piedras y otros objetos a Baldur, quien se había vuelto invencible y jamás salía lastimado.

Loki, ingenioso y desleal como siempre, vio en todo esto una oportunidad para sembrar un poco de caos. Se disfrazó de forastero y le preguntó casualmente a Frigg si en verdad todas las cosas del mundo habían jurado no dañar a Baldur.

Sí, respondió ella, todas excepto el muérdago. Pero es algo tan pequeñol e inocente que me pareció superfluo pedirle el juramento.

Al escuchar esto, Loki encontró un arbusto de muérdago y talló una lanza con él. Se acercó a Hodr, el dios ciego, y le preguntó si no se sentía excluido, ya que todos los dioses se divertían y él no podía participar. El dios ciego asintió, y Loki le ofreció una oportunidad para participar en el juego.

“Toma esta lanza, yo guiaré tu mano para que se la arrojes a Baldur”. Hodr hizo caso, y la lanza atravesó el corazón de Baldur, matándolo al instante.

baldur

Se hizo el silencio, y todos los dioses quedaron sumidos en la angustia y el miedo. Frigg preguntó quién entre ellos era lo suficientemente valiente, leal y compasivo como para ir al inframundo y ofrecerle a Hel un rescate a cambio de la liberación de Baldur. Fue Hermod, otro hijo de Odin, quien aceptó la consigna.

Descendió al inframundo y encontró a Baldur, demacrado y triste, sentado a la derecha de Hel, en un lugar de honor. Le suplicó a la diosa que lo liberara, ya que en el mundo todos los seres vivos penaban por él.

“Si es así -dijo Hel-, que todos los seres del cosmos lloren por él, y lo enviaré de regreso. Pero si uno solo se niega, se quedará conmigo.”

Y así fue. Todos los seres del universo lloraron por Baldur, excepto por una gigante llamada Tokk, que en realidad era Loki disfrazado. Cuando los mensajeros le suplicaron que llorara por Baldur, solo dijo “que Hel se quede con lo que es suyo.”

Y así Baldur fue condenado a permanecer en el reino oscuro y frío de Hel hasta Ragnarok, el día de la muerte de todos los dioses.

Cuando los dioses se enteraron de que no volvería, armaron la pira funeraria más grande e impresionante que jamás se vio. Nanna, la esposa de Baldur, murió de pena, y la colocaron en la pira con él.

Odin, en su furia, tuvo un hijo llamado Váli con la gigante Rindr. Este hijo creció hasta convertirse en adulto en un solo día, e inmediatamente fue a matar al pobre de Hodr. Después fue tras Loki, y como castigo los dioses colocaron una serpiente venenosa sobre su cabeza, para que el veneno goteara sobre su cara y cuerpo, causándole terrible dolor.

Se dice que Baldur y Hodr están destinados a volver a la vida en el renacimiento del mundo, después de Ragnarök, cuando “los campos no cultivados darán frutos maduros y las mesas doradas de los dioses estén nuevamente de pie en belleza y esplendor”.

muerte de baldur

descubre más cápsulas mitológicas

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío