El Paganismo y la magia

Un gran error que solemos encontrar o escuchamos con frecuencia es cuando se refiere al paganismo como religión, y es que no lo es, pues pagano se adjudica a todo aquel que no es cristiano, judío o del islam, con una veneración politeísta y perteneciente al campo. La palabra se utilizó en el S. XVI y normalmente hace referencia a los nórdicos y personas del oeste y centro de Europa; sin embargo, representa las prácticas religiosas sustentadas en las fuerzas de la naturaleza desde milenios antes de su uso como palabra, fundamentada en la dualidad de las energías (activa y pasiva o masculina y femenina) como dios de la naturaleza que se lleva al sí mismo, reconociendo el dios como todo y al todo como dios (panteísmo). Desde el panteísmo se considera que todo está vivo, tiene espíritu, sentido de ser y una consciencia básica, mejor conocido como animismo. Muchas ocasiones esta confusión se deriva de que otras personas le han llamado al paganismo como la antigua religión o mejor adjudicado, la antigua tradición.

Por lo normal, el pagano defiende el honor, la existencia y reconocimiento de los antepasados, la naturaleza como parte del todo y la existencia en un ciclo sin tiempo que nos lleva a vivirnos de diferentes formas, en unión y reconciliación de las energías opuestas y armónicas hasta nuestra siguiente reencarnación. NO se considera adepta del fanatismo, el dogmatismo, universalismo, fatalismo o proselitismo.

Puede existir el paganismo que se relaciona con la tierra, aquel centrado en la naturaleza y su cuidado; el de sí mismo, que desarrolla una parte del individuo como lo físico, espiritual y psíquico hasta llevarlo al reconocimiento profundo para generar una conciencia en el todo, una consciencia profunda; y el paganismo de las divinidades, que crean un culto a una o más deidades como representaciones de la misma consciencia extendida a manera de conseguir, alcanzar o utilizar los atributos deseados de dichos dioses.

rito pagano

Algunos paganos consideran que la espiritualidad es universal y las religiones politeístas son símbolo de unión para convivir con los demás; otros que a través de la reconstrucción historia de las tradiciones se generan nuevos fundamentos que sirvan de guía a los momentos actuales; y unas tantas, se consideran tradiciones mantenidas por el origen étnico en donde no conviven o lo hacen en menor medida con extranjeros a su identidad racial.

No obstante, el paganismo como tal, ha desaparecido en gran medida, aunque no en todos los rincones del planeta, pero ya no representa una mayoría de prácticas, pues el imperio bizantino se encargó por casi mil años de erradicarlo en un proceso de evangelización que llevase a las personas a pagar impuestos por una salvación y el “bien obrar” fuera del pecado (el contacto principalmente con el placer y deseo). Esto se referencia más como obra de Constantino, y años después seguido por Justiniano (527 d.C.) en intentos de expandir el territorio y pagar las guerras sangrientas que el nuevo y único dios dejó.

Vale mucho invertir tiempo en investigar la historia, conocer lo que otros han registrado y distintas perspectivas al respecto, pero hoy, sabremos mejor, que el paganismo se ha relacionado con la magia, por el mero contacto con la naturaleza y el uso de ella en sus elementos físicos y sutiles para acompañar la vida y el bienestar en general. Una de las razones principales por las que se retome hoy en día desde las perspectivas del neopaganismo (como la wicca, el druidismo, entre otras) es el desarrollo de consciencia que reconoce el espíritu como parte del todo. Pareciera pues, que estamos retomando las tradiciones que nos llevan a la plenitud.

descubre más entradas de magia

No posts found!

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío