Huitzilopochtli

colibrí de la izquierda

Huitzilopochtli, dios del Sol y de la guerra, es uno de los dioses principales de la cosmogonía mexica. Su nombre significa “colibrí de la izquierda”.

Euge nos cuenta el mito:

Para los mexicas el colibrí era la representación simbólica del corazón en movimiento, y a la vez el corazón que contiene el alma de un guerrero. La izquierda hace referencia a la tierra de los muertos, ya que Huitzilopochtli es un guerrero.

Es hijo de Coatlicue, “la de la falda de serpientes”, la madre de los dioses. Esta diosa de tierra vivía en Coatepec, el monte de la serpiente, y se dice que ahí hacía penitencia: barría.

Esta idea de penitencia no debe entenderse como un castigo; es una práctica espiritual, es el acto de eliminar las suciedades e impurezas que nos nublan el corazón. Y es justo en medio de este acto tan simbólico que ella vio bajar del cielo una bolita de plumas coloridas, tal vez de un papagayo o un colibrí. La tomó y se la guardó en el seno. Cuando terminó de barrer buscó la pluma, pero ya no estaba, y en ese momento la diosa se da cuenta de que está encinta.

coatlicue
coyolxauqui

Coatlicue tenía otros hijos, los centzon huitznáhuah o cuatrocientos dioses del sur, y su hermana mayor, Coyolxauqui, “la adornada de cascabeles”. Cuando vieron que su madre estaba embarazada se enfurecieron y gritaron que los había deshonrado y avergonzado, y Coyolxauqui les dijo que debían matarla.

Coatlicue se enteró de esto y se asustó mucho, pero el hijo que llevaba en el vientre la consolaba y le decía que él la protegería; y el corazón de la diosa se quedó tranquilo.

Los cuatrocientos se vistieron de guerreros y se prepararon para la batalla, pero uno de ellos, llamado Cuahuitlícac, le contaba a Huitzilopochtli todo lo que tramaban. Le daba un recuento detallado de sus avances, y Huitzilopochtli esperaba y esperaba. Cuando sus hermanos subían por la ladera del monte, resueltos a matar a su madre, el dios nació vestido, pintado de azul y adornado con turquesa, como corresponde a los guerreros más nobles. Nació portando su tehuehuelli (escudo) y sus flechas, y a Xiuhcóatl, una serpiente de fuego que tomaba la forma de un lanzadardos de turquesa cuando el dios la empuñaba.

Lo primero que hizo Huitzilopochtli al nacer fue cortar la cabeza de Coyolxauqui. La lanzó al espacio, donde todavía hoy brilla, convertida en Luna. Después arrojó su cuerpo por la ladera del monte y se descuartizó. Los cuatrocientos corrieron como conejos hacia el sur, y se convirtieron en las estrellas del firmamento.

Huitzilopochtli_telleriano

descubre más cápsulas mitológicas

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío