Kuan-Yin

la que escucha los lamentos del mundo

Kuan-Yin es una figura del budismo chino conocida como la diosa de la compasión; aunque en realidad no es una diosa, sino una bodhisattva.

Los bodhisattva son para el budismo más o menos como los santos para el cristianismo. Son mortales que alcanzaron el nirvana gracias a sus vidas ejemplares, pero que han renunciado al paraíso eterno para ayudar al resto de la humanidad a iluminarse también. Sus espíritus habitan el mundo y están ahí para nosotros, para guiar, consolar y darle fuerza a cualquier persona que acuda a ellos.

Cada bodhisattva tiene un rasgo particular, como un área de especialización, por llamarlo de alguna manera, y Kuan-Yin se especializa en la compasión.

Su nombre significa “la que escucha los lamentos del mundo”. Ella escucha nuestras plegarias y nos acompaña en nuestro dolor.

Euge nos cuenta el mito:

Kuan-Yin nació con el nombre Miao-shan, era la hija más joven de un rey de la dinastía Chou.

El deber de la princesa era casarse con quien su padre ordenara, como habían hecho todas sus hermanas; pero ella se negó. Quería entregarse a una vida ascética y religiosa como monja budista.

Estaba tan empecinada en entrar al monasterio que el rey lo permitió, no sin antes ordenar a las monjas que debían hacerle la vida imposible, para que renunciara y volviera al palacio. Pero las monjas le informaron que, a pesar de que la humillaban constantemente y la obligaban a realizar las tareas más duras, Miao-shan hacía todo lo que le pedían sin protestar.

El rey, enfurecido, mandó a sus soldados a incendiar monasterio, pero Miao-shan cortó su lengua y escupió su sangre, que mágicamente se convirtió en lluvia y apagó el incendio.

Entonces el rey ordenó que la llevaran a la plaza y la decapitaran públicamente por desobediente. Pero la espada se disolvió en el aire antes de tocar su cuello. El verdugo se encontró con que también su lanza había desaparecido, así que no le quedó otro remedio que estrangular a la princesa con un lazo de seda.

Cuenta la historia que Miao-shan descendió al Infierno, pero a su paso las llamas del sufrimiento eterno se convertían en flores. Yama, el Señor del Infierno y juez de las almas, vio que si ella permanecía ahí no habría castigo para nadie, no sería necesario juzgar y él se quedaría sin trabajo; así que la envió de regreso al mundo de los vivos para sacársela de encima. La colocó en el corazón fragante de un loto y la envió a la isla de Putuo, donde ella pasó años viviendo en soledad y oración.

Un día, el rey cayó enfermo por sus malas acciones, y lo único que podía curarlo era una medicina hecha con los ojos y los brazos de una persona sin odio que los entregara voluntariamente.

kuan-yin_loto

El rey pensó que moriría, porque no podría existir en el mundo una persona sin odio y capaz de entregar sus brazos y sus ojos para salvar a otro. Pero su monje le dijo que, en lo alto de una montaña, no muy lejos de ahí, vivía una mujer santa que podría curarlo. Enviaron a un mensajero y, al escucharlo, Miao-shan se sacó de inmediato los ojos, se cortó los brazos y se los entregó.

Se hizo la medicina y el rey sanó, y en cuanto estuvo repuesto él y su esposa viajaron hasta la isla para agradecer en persona a la santa que lo había salvado. En cuanto la vieron reconocieron en ella a su hija, Miao-shan, y el rey cayó llorando a sus pies rogando su perdón por todo lo que le había hecho.

Miao-shan dijo:

“He renunciado a estos ojos humanos, y ahora tendré diamantes por ojos. He renunciado a estos brazos humanos, y ahora recibiré brazos de oro.”

En ese momento, en medio de una luz cegadora, Miao-shan se transformó en Kuan-Yin y ascendió a los cielos.

Al convertirse en bodhisattva pudo escuchar todos los lamentos de la humanidad y quiso acudir a mil personas a la vez, por lo que sus ojos de diamante y sus brazos de oro se rompieron en mil pedazos. Entonces Buda le concedió mil ojos y mil brazos, para que pueda ver y ayudar a todos.

kuan-yin_mil_brazos

descubre más cápsulas mitológicas

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío