La Persona Correcta en el Momento Equivocado

Posiblemente muchos hemos vivido una aventura, un amor de verano, característico por una relación íntima y apasionada, carente de compromiso, ya sea porque la persona con la que nos relacionamos vive lejos, resultó tener pareja, esta casad@, somos quien está de visita, está por morir, o cualquier otra razón que aparentemente impide continuar la relación, pero que sentimos es la persona que estábamos buscando, la que soñamos, el ideal de persona con la cual compartir nuestra vida. La persona correcta en el momento equivocado…

Surgen, por tanto, algunas preguntas bastante interesantes, como ¿es realmente la persona correcta, el momento equivocado o la persona que había estado buscando? y si lo fuera, ¿por qué encontrar todo lo que había querido en alguien con quien no puede ser? o incluso pueden aparecer preguntas que nos victimizan como ¿por qué me sucede esto? ¿la vida o dios tienen algo contra mí?

Seria momento de reflexionar como es que personalmente relacionamos los ideales o expectativas con aquellas cosas que no podemos tolerar, con el compromiso, las dificultades o aquello que está lejos de las posibilidades y no en vez de ello, crear lo que deseamos en donde nos encontremos. Me refiero a crear los momentos adecuados, con las personas adecuadas.

Persona correcta
Momento equivocado

Con lo anterior no descarto las posibilidades que han sido evidenciadas por quienes han logrado tener una relación a distancia, que reintegraron sus vidas en torno a su pareja, rompieron obstáculos en nombre del amor tal vez dejando muchas cosas atrás  o que reinventaron las propias relaciones. Sabemos que este tipo de eventos en nuestras vidas requiere madurez, sobre todo al momento de dar despedida, centrarnos en lo que sucede hoy y fluir en el acontecer, entendiendo en algunos casos que es solo un momento de nuestras vidas que desea y espera un reencuentro, o incluso, que nunca más lo habrá pero que dejara enormes satisfacciones, recuerdos de felicidad, y sobre todo, aprendizajes maravillosos.

Comparto una perspectiva Zen e Hindú, cuyas culturas orientales están relacionadas estrechamente con el aprendizaje de ayer que hoy tenemos para el mañana; es decir, la experiencia del ahora. Dicha perspectiva nos lleva a entender que no vivimos en momentos equívocos, puesto que solo hay un momento para la acción, el presente; así que no podemos dividirnos en forma experimental para saber que hubiese sucedido si tomamos tal o cual elección. Fluimos con lo que hacemos y experimentamos, y tomamos las consecuencias directa o indirectamente de ello. La misma perspectiva nos enseña que cada persona es la correcta, dado que somos nosotros quienes creamos nuestro mundo y nos acercamos a un aprendizaje continuo, son estas personas de las que requerimos aprender algo para seguir creciendo, ¿con que finalidad? para mi, trascender en la felicidad y el amor propio y colectivo.

Es entonces que lograremos dejar de victimizarnos, aprender de nuestro entorno,  de nosotros mismos, del como creamos nuestra vida y nuestras experiencias, lograr nuestros objetivos, aprender de cada persona que llega a nuestras vidas, y decir finalmente que, siempre es la persona correcta en el momento adecuado.

descubre más entradas de coaching

No posts found!

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío