Lucifer

el portador de la Luz

La palabra “lucifer” en latín literalmente significa “portador de la luz”. Los romanos lo personificaban como un joven o niño alado, con una antorcha en la mano, que recorre el cielo esparciendo luz desde un jarrón.

Euge nos cuenta el mito:

Como casi toda la mitología romana, esta representación viene de los griegos y corresponde a la personificación del lucero de la mañana, una estrella que brilla muchísimo más que las otras y que aparece en el cielo desde el Este justo antes que el Sol. Los griegos lo llamaban Eósforo (portador del amanecer) o Fósforo (portador de la luz). Era hijo de Eos (en latín Aurora), la diosa del amanecer, y hermano de Héspero (en latín Vésper), el primer lucero que aparece al atardecer por el Oeste y sigue al Sol hacia el ocaso.

Estas dos estrellas en realidad son el planeta Venus, que aparece así por su danza orbital alrededor del Sol y visto desde la Tierra.

Venus es el cuerpo celeste más brillante después del Sol y la Luna; incluso brilla más que Saturno o Júpiter, pero mientras que ellos continúan ascendiendo por el cielo, Venus desaparece durante el día y no lo volvemos a ver hasta la noche, ya no como Fósforo sino como Héspero. Este movimiento tan curioso que Venus ha dado pie a varios mitos relacionados con la caída del paraíso o el descenso al inframundo, como el mito de Inanna, y por supuesto la versión cristiana y mucho más conocida de Lucifer: el más brillante y favorito entre todos los ángeles, que cae del cielo por su orgullo y vanidad.

La asociación de Lucifer como personificación romana del Lucero de la Mañana con el Diablo cristiano viene de una visión del profeta Isaías, en la que menciona textualmente la caída del Lucero de la Mañana, aunque en realidad no se refería al Diablo sino al rey de Babilonia. Usó ese término para implicar que, a pesar de que era el más brillante, iba a caer del cielo.

Fósforo-y-Héspero

Más adelante los teólogos cristianos asociaron al Lucifer de Isaías con el dragón rojo llamado Satán o Diablo que aparece en el Libro de las Revelaciones, y desde entonces Lucifer se entiende como un nombre más de esa entidad y todo lo que tenga que ver con él se considera satánico.

Es interesante que la figura que traza Venus en el cielo, si seguimos su órbita desde la Tierra, es un pentagrama. Por lo tanto, el pentagrama invertido representa la estrella (o el ángel) que cae del cielo; es decir, a Lucifer.

descubre más cápsulas mitológicas

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío