¿Por qué y cómo funcionan los rituales?

Normalmente al escuchar la palabra “ritual” o “rito” nos dirigimos al significado de su relación con la magia y la religión; sin embargo, puede añadírsele significados hoy en día en la psicología, antropología y coaching.

Rituales tenemos muchos a lo largo del día; por ejemplo, a la hora de dormir, en el momento de cocinar, lavarnos los dientes, levantarnos, hacer el delicioso, ir a nuestras compras, trabajar, y muchos momentos más.

Un ritual en la magia es más que poner velas, incienso, una imagen o figurilla, prender hierbas, cantar o verbalizar oraciones. Hacer un ritual es poner en orden una serie de pasos necesarios para lograr algo, que de manera eficiente y con una intención clara, puede repetirse para tener resultados.

Lo que estamos haciendo con un ritual es focalizar la atención y la intención en un objetivo, y al mismo tiempo, determinamos pequeñas tareas y elementos necesarios para obtenerlo.

Es entonces parte de un ritual, que la intención sea clara, sencilla y sin justificaciones, pues estas últimas pueden desviarnos de hacia donde se dirigirán nuestras energías. Requiere que conjuntemos los elementos, herramientas, cosas o situaciones necesarias y en medida de lo posible, para no perder tiempo en su ejecución (no vamos a comprar un cepillo de dientes cada vez que nos los cepillemos), que estemos en un estado adecuado de acción o receptividad, declarar a través de una oración, cantico o verbalización la intención para enfocar la atención, y ejecutar con el cuerpo acciones como hacer determinadas posiciones o movimientos, siendo de esta manera que el cuerpo lo hace, aprende y concentra la energía, la mente lo visualiza en una imagen, en el lenguaje lo establecemos y con la emoción lo fijamos. Ahí, es que tenemos un ritual bien hecho.

ritual de magia

Si te diste cuenta, un ritual no es el habito, pero nos sirve para establecer hábitos, es decir, comportamientos o acciones aprendidos mediante la repetición que con el tiempo ejecutamos de manera automática o más eficiente, pues cada vez es más sencillo y pensamos menos en ello (como atarse los zapatos o caminar sencillamente) para obtener resultados.

Podemos concluir entonces, que un ritual requiere que focalicemos la intención en la mente, el cuerpo y la emoción, y que en ningún momento un ritual omite o evita la toma de acción, pues de hacerlo, estaríamos soltando nuestra responsabilidad y poder personal. Materializar aun en un aspecto más energético y cuántico, requiere movimiento de la materia, por más pequeña que esta sea.

¿Cuál es el ritual que más realizas durante el día y por qué puedes decir que es un ritual?

rito

descubre más entradas de magia

No posts found!

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío