Y dónde están los hombres?

Es la pregunta de muchas mujeres hoy en día, refiriéndome a un perfil en específico de mujeres divorciadas, solteras, viudas o separadas que rondan entre los 50 y 60 años de edad; justo cuando muchas se encuentran en el climaterio, volviendo a sus propias vidas una vez sus hijos han crecido y se vuelven independientes de los padres en mayor medida.

Son estas mujeres quienes despiertan tal vez de años de estar guardadas, empolvadas y poco satisfechas consigo mismas, incluso cansadas de una vida de casa, hijos y sacrificios. Por lo regular ese despertar viene acompañado de la motivación por volver a vivir en toda la extensión de la palabra, cargadas de una amplia experiencia que desean compartir en compañía de precisamente… un compañero; alguien que entienda su momento de vida, libre de ataduras, comprendiendo las prioridades de una vida construida y retomada, con quien reír a carcajadas como años atrás  yendo de un lugar a otro sin mayor prisa que la vida misma, aprovechando los momentos de libertad, soltura, y por qué no, pasión madura.

Resulta que después de la auto aceptación y retomar la motivación por ser felices por y para sí mismas, llega el momento en que salen a la calle y notan que los hombres, esos que también estarían dispuestos a retomar las riendas de su felicidad, solventados por sus años de trabajo, y deseosos de una vida de aventura, no están, simplemente… no se ven. ¿Y dónde están los hombres? preguntan ellas, algunas amigas, otras pacientes, unas más, conocidas de la vida.

Se convierte de pronto en el punto de partida. Han estado guardadas tanto tiempo que perdieron el contexto social de donde se podrían encortar esos hombres maduros, construidos por las canas de sus errores y aciertos… y bueno, habrá algunos pelones que lo perdieron todo (refiriéndome al cabello) y recobraron su brillo. ¿Dónde buscar?

mujeres con telefono

Algo observado y muy occidental es que los hombres maduros mantienen sus relaciones de amistad como una manada ávida por conversaciones más de sí mismos que de sus historias pasadas a manera de chismes, se centran en el hoy. Por lo tanto, suelen encontrarse en cafés tranquilos por la ciudad, jugando juegos de mesa, cantando en algún kareoke canciones de época con contemporáneos; alguna cantina relajada e inundada de un ambiente de música,  tragos coquetos, y alguna que otra mujer joven cazando a su macho alfa; otros, frecuentaran clubes deportivos, sociales o de juego, también algunos casinos donde puedan ganar unos pesos a cambio de un pasar rápido del tiempo; unos tantos podrían estar viajando y recorriendo el mundo como mucho tiempo atrás quisieron hacerlo o incluso formándose para construir una empresa que les mantenga nuevamente ocupados y productivos; quien sabe y uno que otro en Tinder buscando match.

Tal vez es el momento de salir de casa, visitar alguno de los lugares mencionados, romper paradigmas y ser quienes tengan la iniciativa de comenzar conversación, conocer historias nuevas, aunque parezcan viejos cuentos, sonreír a la vida, y disfrutar del contacto humano. Eso sí, muy guapas por supuesto.

descubre más entradas de coaching

No posts found!

Ponte en la lista

Entérate de todos nuestros cursos, eventos y ofertas especiales
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío